Mejora empresarial

Cómo hacer tu empresa más sostenible para preservar el planeta

Una empresa sostenible es la que está comprometida con la protección del planeta y el bienestar de sus habitantes, además de por su viabilidad a largo plazo. Con las acciones de mejora que propongo en esta publicación, podrás identificar las más adecuadas para seguir mejorando tu negocio.

Podemos lograr un futuro sostenible si todos aportamos nuestro granito de arena, más aún si lo hacemos a nivel empresarial. El camino hacia la sostenibilidad es una carrera de fondo en la que se van optimizando de forma continua los aspectos medioambientales, sociales y económicos de la empresa para reducir los impactos negativos y aumentar los positivos. De este modo, se logra una actividad empresarial más respetuosa con el entorno, tanto a nivel local como global.

Cómo hacer tu empresa más sostenible para preservar el planeta

Foto de Laura Chouette en Unsplash

Beneficios de las empresas sostenibles

Las empresas sostenibles y responsables aportan numerosos beneficios personales, empresariales y globales. Entre ellos, en función de las medidas que se adopten, se encuentran los siguientes:

Beneficios personales

  • Reducción de los impactos causados en la vida diaria.
  • Mejor salud y calidad de vida.
  • Satisfacción por contribuir a proteger el planeta.

Beneficios empresariales

  • Coherencia con los valores de marca.
  • Aumento de la eficiencia de los procesos.
  • Menor consumo de recursos.
  • Mayor calidad del producto final.
  • Incremento de la seguridad, satisfacción y productividad de los empleados.
  • Cumplimiento y adaptación temprana a la legislación.
  • Concienciación y fomento de un consumo responsable.
  • Diferenciación frente a la competencia.
  • Conexión con los clientes comprometidos.
  • Mejores relaciones con socios y otros interesados.
  • Colaboración y sinergias con otras entidades con objetivos afines.

Beneficios globales

  • Menor impacto en el entorno.
  • Ahorro de recursos naturales.

La concienciación ambiental está cada vez más extendida entre los consumidores. Ya a mediados del 2019, un estudio reveló que el 86 % de los consumidores españoles eligen empresas responsables. En mi opinión, la sostenibilidad no es una moda, es una necesidad para preservar nuestro planeta de modo que, si se encuentra entre los valores de tu empresa, puedes seguir mejorando tu negocio y asegurarte de comunicar las acciones que implementes. Así podrás concienciar al público e inspirar al resto de la industria. El compromiso con la sostenibilidad beneficiará tu posicionamiento en el mercado y, al actuar con ética y transparencia, aumentarás la confianza de tus clientes.

Comprometerte con la sostenibilidad de tu empresa beneficiará tu posicionamiento en el mercado y actuar con ética y transparencia aumentará la confianza de tus clientes. Clic para tuitear

Por dónde empezar

Para lograr una mejora sistemática y óptima, se necesita un plan. Estos pasos te pueden servir de ayuda para crear tu plan de sostenibilidad:

  1. Analizar la situación actual: misión, visión, valores, grupos de interés y análisis de cada área.
  2. Identificar acciones de mejora: qué se puede mejorar en cada una de las áreas.
  3. Decidir las prioridades y elaborar un plan de implementación: objetivos, responsables, recursos y fechas.
  4. Seleccionar cómo se realizará la evaluación y comunicación de los resultados.
Cómo crear un plan para mejorar tu empresa sostenible

Acciones de mejora

Una empresa sostenible debe considerar los aspectos medioambientales, sociales y económicos. Veamos algunas acciones de mejora específicas que puedes implementar en cada una de estas áreas para continuar tu camino hacia la sostenibilidad.

Acciones medioambientales

  • Control y minimización de recursos consumidos: implantar sistemas de ahorro de agua, utilizar equipos de mayor eficiencia energética e iluminación de bajo consumo, maximizar el uso de luz natural, instalar sensores para iluminar las zonas de bajo tránsito y que se apaguen automáticamente, apagar los equipos cuando no estén en uso, elegir fuentes de energía renovables, reducir el consumo de combustibles fósiles, optimizar la temperatura ambiente, prolongar la vida útil de los equipos y el material mediante reparaciones y opciones rellenables, sustituir productos que utilicen baterías o pilas por dispositivos con cable, minimizar el uso de papel mediante alternativas digitales, utilizar papel sostenible y reutilizar y reciclar el máximo posible, reducir el consumo de materias primas e intentar que sean lo más sostenibles posible, etc.
  • Cumplimiento de la legislación ambiental aplicable.
  • Reducción, reciclado y valorización de residuos: evitar productos desechables y sustituirlos por alternativas reutilizables, priorizar suministros a granel, con menos embalaje y sin plástico, implementar iniciativas de reutilización, sustituir las papeleras individuales por contenedores colectivos donde separar los residuos para facilitar su reciclaje, desechar los residuos electrónicos y especiales en puntos limpios para su tratamiento específico, etc.
  • Control y reducción de vertidos y ruido: mejorar los procesos de tratamiento internos, seleccionar procesos con menos emisión de ruido, etc.
  • Control, reducción y compensación de emisiones directas e indirectas: utilizar materias primas de proximidad, promover la alimentación de origen vegetal, elegir un alojamiento web ecológico, reducir los datos almacenados en línea al mínimo, instaurar sistemas para compartir coche o utilizar la bicicleta de camino al trabajo, sustituir reuniones presenciales por virtuales para evitar desplazamientos innecesarios, elegir instalaciones con criterios de arquitectura bioclimática, etc.
  • Minimización y optimización de envases: buscar opciones retornables, elegir materiales biodegradables o compostables, diseñar formatos optimizados, etc.
  • Ecoetiquetado de productos: conseguir el etiquetado más relevante para tus productos (etiqueta ecológica de la UE Ecolabel, hoja verde de la UE, etiqueta energética europea, pesca sostenible MSC, productos forestales sostenibles FSC y PEFC, de agricultura ecológica, etc.).
  • Formación ambiental de trabajadores: en ecodiseño, gestión ambiental, análisis del ciclo de vida, economía circular, evaluación de impacto ambiental, etc.
  • Certificación ambiental: obtener las certificaciones más relevantes para tu empresa (gestión ambiental: ISO 14001 y EMAS, gestión energética: ISO 50001, gestión del ecodiseño: ISO 14006, residuo cero, reducción de microplásticos: OCS (Operation Clean Sweep), huella hídrica: ISO 14046, huella de carbono: 14064, declaración ambiental de producto: ISO 14025, ecoetiquetado: ISO 14024, etc.).
Ejemplos de etiquetas ambientales y certificaciones responsables para empresas y productos sostenibles

Acciones sociales

  • Prevención en materia de seguridad y salud laboral: establecer con claridad las funciones y responsabilidades de cada empleado, elaborar planes formativos y de promoción laboral, poner plantas en la oficina para mejorar el aire y el ambiente, utilizar mobiliario de oficina ergonómico, evitar ruidos y olores desagradables, etc.
  • Evaluación y control de riesgos laborales: señalizar con claridad los posibles peligros y las medidas de seguridad necesarias, implementar medidas de protección frente a la covid, etc.
  • Certificación ISO 45001 (que sustituye a OHSAS 18001).
  • Procesos de participación de los empleados: buzón de sugerencias, reuniones de seguimiento periódicas, etc.
  • Igualdad en contratación, salarios y promoción interna.
  • Contratación de colectivos desfavorecidos o en riesgo de exclusión social.
  • Medidas de conciliación de la vida laboral y personal: horarios flexibles, posibilidades de teletrabajo, etc.
  • Análisis y mejora de la satisfacción de clientes: recoger quejas y reclamaciones, realizar encuestas de satisfacción, implementar un sistema de fidelización, etc.
  • Colaboración con proyectos sociales: realizar donaciones en vez de obsequios corporativos, participar en iniciativas de voluntariado, implantar programas de formación para promover la inclusión social, etc.
  • Contratación de proveedores locales y responsables.
  • Cumplimiento de los reglamentos de protección de datos, privacidad y derechos de autor: ofrecer la información necesaria, utilizar sistemas seguros para almacenar los datos, citar las fuentes al utilizar contenido ajeno, etc.

Acciones económicas

  • Cumplimiento de obligaciones legales y fiscales.
  • Buen gobierno y transparencia (certificación ISO 19600).
  • Selección de entidades financieras responsables.
  • Inversiones responsables ASG.
  • Distribución de beneficios responsable.
  • Control de costes y evaluación de riesgos.
  • Evaluación de proveedores y subcontratistas.
  • Cumplimiento de las condiciones de pago.

Asimismo, te puedes plantear cómo tu empresa podría contribuir a alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible:

Objetivos de desarrollo sostenible

Imagen de Naciones Unidas

Evaluación y comunicación de los resultados

Independientemente de la envergadura del plan de sostenibilidad, es importante evaluar y comunicar los resultados. Si implantas una certificación, la evaluación y la comunicación formarán parte de esta pero, si el proceso de mejora se realiza fuera del marco de una certificación, deberás seleccionar indicadores para cada una de las acciones adoptadas y realizar un seguimiento periódico de los datos para cuantificar el progreso y adaptar el plan de implementación a la nueva situación.

Además, es recomendable que comuniques las acciones y los resultados a los grupos de interés identificados en la primera fase, por ejemplo, en:

  • Reuniones internas.
  • Proceso de incorporación de nuevos empleados.
  • Comunicaciones comerciales.
  • Web de la empresa.
  • Redes sociales.
  • Prensa.

Es imprescindible sensibilizar e implicar a toda la organización en el proceso para que los resultados sean óptimos, pues sus acciones son relevantes para mejorar el impacto de la empresa. Por eso es muy importante fomentar la formación y la innovación en estas áreas. Es necesario que sea un proceso de mejora continua en el que se analicen los resultados de forma periódica para mejorar progresivamente cada proceso empresarial.

¿En qué acciones prioritarias para tu empresa vas a centrar los esfuerzos durante los próximos meses? ¿Cómo vas a evaluar y comunicar las mejoras realizadas y los resultados obtenidos? Te leo en los comentarios.


Si quieres mejorar la comunicación de tu empresa sostenible, mis servicios de traducción y corrección de textos empresariales pueden ayudarte a conectar con tu audiencia en España. Me encantará trabajar contigo para lograr unos contenidos claros, naturales y sin errores que te permitan expandir tu negocio en el mercado español.

Comparte esta publicación

Traductora técnica y correctora especializada en marketing, economía y medioambiente. Me encanta contribuir a la expansión de proyectos empresariales en el mercado español con traducciones precisas y textos claros y naturales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *